jueves, 16 de septiembre de 2010

Ammaia


En esta ocasión os quiero presentar un lugar a visitar el cual no pertenece a La Codosera pero por su interes historico y cercania es digno de mencionar.


Para todos aquellos amantes de las huellas romanas en la Península Ibérica, la ciudad de Ammaia es un referente de indudable interés. A escasos 35 km. de La Codosera ubicada en el Alentejo norte, en pleno Parque Natural de la Sierra de Sao Mamede, en el 'Concelho' de Marvão,concretamente en Säo Salvador de Aramenha, posee una superficie total de aproximadamente 25 hectáreas.



Ammaia fue declarada Civitas alrededor del año 44/45 d. C., habiendo obtenido el estatuto de Municipium antes de que finalizase ese siglo.

Las excavaciones cuentan con termas, un amplio foro y un singular templo, además de con un museo monográfico en el que se localiza una parte considerable del enorme conjunto de piezas recogido en las sucesivas excavaciones realizadas en la zona: monedas, cerámicas, cristales, brazaletes, lucernas. Sin embargo, a pesar de su importancia, estamos aún ante un proyecto «joven», puesto que los trabajos de recuperación del terreno sólo empezaron a llevarse a cabo en los años 90, por lo que Ammaia es aún, para muchos, un secreto escondido.





La puerta principal por la que iniciar la visita es la Sur, donde han sido identificadas dos estructuras circulares, que corresponden a la base de dos torres. Éstas estaban adosadas a la muralla romana, y flanqueaban la puerta de entrada a la ciudad, conectadas por un arco.

Por esta puerta de entrada se accede a una plaza pública pavimentada con bloques de granito, desde donde se accedía al Foro.


Las termas contaban con una cisterna revestida con mármol, así como con una amplia piscina, desde la cual no es difícil llegar al templo, donde se centraban los poderes administrativo, religioso y judicial, y donde la población de Ammaia realizaba su culto religioso.



El conjunto culmina con un moderno laboratorio de conservación y restauración, con la finalidad de trabajar in situ con los materiales rescatados. Se trata, en suma, de una excelente oportunidad para encontrarnos con el pasado romano del Alentejo, para realizar un viaje en el tiempo con tan sólo atravesar la frontera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada