jueves, 8 de septiembre de 2011

Subida al castillo de Marvao

Majestuoso, imponente, grandioso son algunos de los adjetivos que se le podría poner a la ciudad fortificada y a su castillo a Marvao.
Fue tal vez el primer castillo que conocí de Portugal y desde el principio me maravillo su emplazamiento en lo alto de la Serra do Sapoio ocupando toda la extensión de su cumbre.


Como aficionado al ciclismo siempre he tenido en mente el ir y subir hasta su castillo, y este año ese deseo se ha hecho realidad saliendo desde La Codosera y llegando a la misma puerta del Castillo de Marvao en la parte mas alta de de montaña y regresando de nuevo a La Codosera.

Si alguno de los que leen este blog lo desea realizar le recomendaría por el calor que lo hiciera en primavera u otoño, pero yo esto solo lo puedo hacer en agosto por lo cual el calor esta a la orden del día. Salvo algunos años como este que cuando iba a salir a realizar la ruta me encontré con que había niebla y tuve que retrasar la salida.

La ruta tiene unos 72 km. de ida y vuelta pero al estar toda ella a los pies de la sierra de Sao Mamede este recorrido se convierte en un verdadero rompe piernas con continuas rampas de subida y bajada con rampas superiores al 8% en algunos lugares.
Iniciamos la ruta desde de La Codosera con dirección a La Rabaza con un una ligera bajada hasta pasada la rivera del Codosero en la cual comienza las primeras rampas pero sin un gran desnivel. En el Km 4 pasamos por las Piscinas Naturales de La Codosera y poco después empieza una subida con algún descansillo de unos 3 Km que una vez subido llegamos a un Stop en el cual debemos girar hacia la derecha con lo que a 2 Km nos encontramos con La Rabaza, en el Km 9, ultima pedanía perteneciente a España antes de cruzar a Portugal.

Una vez cruzada la frontera nos encontramos con una fuerte pero corta rampa del …% antes de llegar a un Stop y girar de nuevo a nuestra derecha para cruzar la Rabaça y seguir dirección a San Juliao, en la cual podréis ver los frutales y castaños que predomina en la zona y el curioso sistema para ahuyentar a las aves con un sistema basado en emitir sonidos de aves rapaces.


A partir de la Rabaça hasta las proximidades de Porto da Espada los desniveles son continuos pero la zona por la que se rueda merece la pena siendo una verdadera maravilla el ir por carreteras tan tranquilas, con buen asfalto y con esos paisajes. Porto da Espada lo dejaremos a nuestra derecha y seguiremos dirección Sao Salvador da Aramenha en el cual poca antes pasaremos junto a yacimiento arqueológico de Ammaia, población romana del Siglo I d.c., del cual ya hable en este blog.
Llegamos nueva mente a otro Stop y de nuevo giramos a nuestra derecha dirección Portagem. A partir que este momento ya podemos ver en todo lo alto a Marvao, cuando llegamos a Portagem llegamos a una rotonda girando a nuestra izquierda.


En este momento solo nos queda poco más 5 km para llegar pero que son en una continua subida con un pequeño lugar para recuperar a 2 km para terminar la subida. Los desniveles llegan a superar el 10% en dos tramos de la subida. En los últimos metros y paralelo a la muralla que rodea la ciudad nos encontramos con rampas de entre el 6-7% antes de cruzar la muralla, apartir de este punto no aparece en la altimetria que he realizado, y rodara los últimos metros hasta la cumbre por una superficie adoquinada pero en el cual en el centro podemos encontrar una superficie de unos 40 cm de ancho de granito que nos facilita el rodar de la bicicleta y que nos lleva hasta la parte final del recorrido.
Como decía una vez cruzada la puerta de la muralla seguimos subiendo y a unos 100 m. nos en contamos con un cruce de calles en la cual debemos coger el de nuestra derecha viendo un arco que hay entre las casas y enfrentándonos en los últimos metros de la subida y a un desnivel final de aproximadamente el 14% que una vez superado llegamos a la misma puerta del castillo y a un jardín en la cual hay una fuente con la que refrescarse uno.


El regreso lo hice por el mismo lugar pero a partir de este momento se hace mas llevadero y habiendo solo algunas rampas que a uno le puede hacer pasar factura pero que no son excesivamente duras.


Esta ruta se podría alargar un poco si una vez que se cruza la frontera a España y llegando a La Rabaza, giramos a nuestra derecha en una carretera estrecha en la que pone al inicio de esta “peligro carretera sinuosa”. Esta lleva a Pan de Trigo, Bacoco y pudiendo optar luego por ir directo a La Codosera o ir a La Tojera y luego a La Codosera.

Espero que esta ruta llegue a todos los aficionados del ciclismo y puedan disfrutar tanto como disfruto yo por estos lugares que son poco aprovechados y que pienso que tienen un potencial deportivo muy grande a ambos lados de la raya y que se podría hacer competiciones unificadas transfronterizas como ya hubo en 1939 con la Madrid-Lisboa o con la unificación da ambas federaciones como fue a finales del siglo XIX y principios del XX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada